España defiende la respuesta al coronavirus mientras el número de casos supera al de Gran Bretaña

Los expertos han estado cuestionando las políticas del gobierno sobre el virus, según un informe de Reuters, que los llevó a responder diciendo: «Se están tomando las medidas apropiadas para controlar la pandemia. Los datos muestran que estamos siendo muy activos en el seguimiento y la detección del virus».

Los nuevos datos del Ministerio de Salud mostraron que hubo 1.486 nuevos infectados en España sólo el 10 de agosto, lo que hace un total de 322.980. Esto se compara con los 311.641, el número total de casos en Gran Bretaña, que anteriormente ostentaba el título de la mayoría de los casos en Europa occidental.

A pesar de los números más altos ahora en España, más de 46.000 han muerto por el virus en Gran Bretaña, mientras que el número total es de 28.000 personas en España.

El gobierno español también defendió su posición, diciendo que había hecho pruebas a casi 7,5 millones de personas desde el comienzo de la pandemia, 400.000 de ellas sólo en la última semana.

En la primera quincena de abril, España era el segundo país después de Estados Unidos en cuanto a número total de casos, pero logró contener su creciente tasa de infección imponiendo uno de los cierres más estrictos de Europa.

Sin embargo, desde que se levantó el estado de alarma hace seis semanas, el virus ha resurgido, con un promedio de infecciones diarias que ha pasado de 132 en junio a casi 1.500 en los primeros 10 días de agosto.

En una carta publicada en la revista The Lancet la semana pasada, un grupo de expertos en salud españoles pidió una evaluación independiente del manejo de la crisis por parte del gobierno español y enumeró una serie de errores.

Uno de estos expertos, Ildefonso Hernández Aguado, profesor de salud pública de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, dijo que la falta de personal cualificado para la localización estaba permitiendo que el virus se propagara sin ser detectado.

«Algunas regiones no han entendido que ésta era la clave en los meses posteriores al cierre y a largo plazo», dijo a Reuters.

Aguado también dijo que la cultura altamente social de España era en parte culpable. «Este es un país que no entiende hacer una celebración, o tomar unas vacaciones si no las vas a compartir», concluyó.

Deja un comentario